Blog

Los Nuevos Oficios de las Redes Sociales

redes-sociales

El negocio está en la viralidad. Internet y las redes sociales se están convirtiendo en un gran filón para muchas personas que están haciendo de la publicidad para las grandes marcas su medio de vida.

Muchos comenzaron simplemente por casualidad. Subieron a la red una fotografía que se hizo viral por uno u otro motivo y a partir de ahí el despegue fue fulgurante. A los más influyentes se lo rifan las grandes marcas de moda, los mejores restaurantes y los hoteles más lujosos. Una simple fotografía colgada en Instagram luciendo una prenda de ropa o un simple tuit alabando las bondades de un hotel puede llegar a costar miles de euros.

A partir de ahí, el mercado es libre aunque son cada vez más los jóvenes que se intentan abrir paso de esta forma aunque la gran mayoría, de momento, lo único que logra es cobrar en artículos. La marca les regala el artículo en cuestión a cambio de que haga una buena publicidad a sus miles de seguidores.

Pero no sólo está el negocio en la fotografía, sino también en los vídeos. La plataforma YouTube, propiedad del gigante Google, es un gran espacio en el que los influencers cuelgan sus vídeos, sus tutoriales sobre un determinado artículo o sus habilidades musicales. Muchos son los que han saltado al estrellato desde algunas de estas plataformas. Al mismo tiempo, también nacen nuevos profesionales que se encargan de gestionar todos los perfiles de estos influencers. Horas y horas pendientes de una pantalla. Porque los nuevos negocios están ahí.

El negocio está en la viralidad. Internet y las redes sociales se están convirtiendo en un gran filón para muchas personas que están haciendo de la publicidad para las grandes marcas su medio de vida.

Muchos comenzaron simplemente por casualidad. Subieron a la red una fotografía que se hizo viral por uno u otro motivo y a partir de ahí el despegue fue fulgurante. A los más influyentes se lo rifan las grandes marcas de moda, los mejores restaurantes y los hoteles más lujosos. Una simple fotografía colgada en Instagram luciendo una prenda de ropa o un simple tuit alabando las bondades de un hotel puede llegar a costar miles de euros.

A partir de ahí, el mercado es libre aunque son cada vez más los jóvenes que se intentan abrir paso de esta forma aunque la gran mayoría, de momento, lo único que logra es cobrar en artículos. La marca les regala el artículo en cuestión a cambio de que haga una buena publicidad a sus miles de seguidores.

Pero no sólo está el negocio en la fotografía, sino también en los vídeos. La plataforma YouTube, propiedad del gigante Google, es un gran espacio en el que los influencers cuelgan sus vídeos, sus tutoriales sobre un determinado artículo o sus habilidades musicales. Muchos son los que han saltado al estrellato desde algunas de estas plataformas. Al mismo tiempo, también nacen nuevos profesionales que se encargan de gestionar todos los perfiles de estos influencers. Horas y horas pendientes de una pantalla. Porque los nuevos negocios están ahí.

Fuente: elcorreoweb.es http://elcorreoweb.es/sevilla/los-nuevos-oficios-de-la-comunicacion-social-AC3455507